26
Dom, May

CARA A CARA

El alcalde de Galaroza, Antonio Sosa, sustituye a Manuel Guerra como presidente del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Sierra de Aracena y Picos de Aroche. En esta entrevista analiza los retos y proyectos de esta asociación.

¿Qué es el Grupo de Desarrollo Rural Sierra de Aracena y Picos de Aroche?

Es una asociación sin ánimo de lucro que se creó en 1995 y en estos años han sido muchas las iniciativas que se han llevado a cabo- Se han ejecutado alrededor de 200 proyectos, de los que más del 70% son privados. El objetivo es asentar las personas en el territorio y eso se ha conseguido. Lo importante es que es una asociación abierta en la que pueden participar todos los colectivos que lo deseen. Esta figura es muy importante a la hora de gestionar o de hacer las líneas maestras ya que da voz y voto a todos y se hace lo que la mayoría decide.

¿Cómo se ha gestado su nombramiento como presidente?

He sido vicepresidente en la última legislatura y Manuel Guerra por cuestiones personales ha dado un paso atrás y ha dejado la presidencia. Fue una propuesta que salió por unanimidad, con tan solo una abstención, y ahora la alcaldesa de Arroyomolinos es la nueva vicepresidenta. Estoy muy contento y con muchas ganas de aportar mi granito de arena. El trabajo de mis antecesores ha sido muy intenso. Se han generado 14 millones de euros y 200 proyectos. Es una gran responsabilidad y estoy orgulloso de poder hacer comarca y que la sierra tenga un mejor futuro.

¿Qué va a aportar?

Las líneas vienen muy marcadas por las estrategias y vamos a cumplirlas. Estamos trabajando con instituciones para poder sacar otros proyectos que también redunden en la comarca y darle mayor viveza al grupo. Yo quiero construir comarca y esa línea seguiremos.

¿Cómo se marcan esas líneas?

El grupo es un termómetro de la situación social, industrial y económica de la sierra. Yo animo a particulares y empresas a que se sumen como socios, ya que es muy importante participar. Los proyectos y las líneas se marcan desde abajo. Fueron más de 500 entrevistas las que se hicieron y una vez hecha la radiografía, se elabora la estrategia que es la destinataria de los fondos que se han pedido. En la primera convocatoria se han presentado 72 proyectos, si bien todavía no está cerrado y ahora se abrirá la segunda convocatoria. En el caso de las iniciativas privadas las ayudas pueden llegar al 50%, y en el de las públicas, al 100%

¿Dónde hay que actuar?

Hay nueve líneas de actuación y lo que se prima es la creación de empleo de manera transversal y la igualdad a través de empleo de jóvenes y de mujeres. A partir de ahí es importante la innovación, las nuevas ideas de negocio o la apuesta por lo tradicional. Una línea muy importante también es la apuesta por la economía baja en carbono y respeto al medio ambiente.

¿Hay sectores prioritarios?

No hay un sector específico, si bien el turístico puede llevar una gran parte, junto al agrícola. Se prima cualquier iniciativa que mejore su comarca. Este nuevo marco tiene 4,5 millones de euros que son fondos europeos que llegan a través de la Junta. En junio se abrirá una nueva convocatoria en la que saldrá la mayor parte del dinero.

¿Por qué hay diferencias entre convocatorias?

La idea fundamental es que después hay que justificar, tramitar y justificar. La experiencia de los últimos años dice que los fondos que se sacan en el último año apenas tienen plazo para eso. Por eso, 2018 aglutina la mayor parte de los fondos para que dé tiempo a ejecutar y justificar.

¿Cuáles son las próximas acciones que se van a llevar a cabo?

 Hay que trabajar en la comarca y reunirse con asociaciones, colectivos y ayuntamientos y empresas privadas. Queremos también hacer partícipes a los vecinos para aumentar el número de personas que forman parte, su participación es básica para poder hacer más comarca.