25
Mar, Sep

CARA A CARA

El alcalde de Hinojos, Miguel Ángel Curiel, hace un balance tras saldar las deudas y sacar al pueblo de una situación precaria económicamente. Tras los problemas del año pasado con algunas asociaciones ganaderas, Hinojos se prepara para su feria ganadera

Haciendo un recorrido por su legislatura, ya que se aproximan las elecciones locales, y centrándonos en la economía y la deuda del ayuntamiento, ¿qué balance podemos hacer sobre las cuentas municipales en la actualidad?

Hemos terminado con un remanente tesorería de 2 millones de euros y con un superávit de casi 300.000 euros. La ciudadanía debe entender que se ha hecho un esfuerzo importante. La deuda en junio de 2011 era de 1,6 millones de euros. Se despeja, se pone en valor la política de gestión municipal donde no le hemos dado la espalda a los ciudadanos, donde no hemos recortado servicios, pero sí en gastos que a veces no eran necesarios. Hemos tomado medidas de racionalización no impuestas, sino hechas desde el ayuntamiento tocando recursos humanos, económicos y materiales donde la reducción y optimización de los recursos era lo más importantes. En la primera parte tuvimos que subir los impuestos, y en este ultimo año se han bajado un 20%. La población ha comprendido todas las decisiones. También el ayuntamiento está apoyando al tejido empresarial, siendo 7 empresas ñas que se han instalado en el municipio. Trabajamos por y para el crecimiento de éstas y que repercuta en empleabilidad.

El ayuntamiento quedó paralizado por los problemas económicos y por ello el empleo también quedó estancado. ¿Cómo ha cambiado la empleabilidad en la localidad?

Hay que tener claro el objetivo, un ayuntamiento no es una empresa generadora empleo, sí es una entidad que ayuda a los ciudadanos. Creamos por primera vez una bolsa económica para desempleados de 300.000 euros y hoy día estamos a 500.000. Hicimos un trabajo para generar esa bolsa, con los empresarios también hemos hecho un gran trabajo y otra parte importante era darles becas a los jóvenes. Creamos una bolsa de empleo de estudiantes en la que le dábamos las primeras oportunidades en función de sus estudios. Todos los que han cumplido los requisitos van a trabajar.

Este empleo para estudiante, ¿qué tipo de contrato tienen y qué labores realizan?

Es un plan exclusivo del ayuntamiento para cubrir vacaciones o trabajos de obras y servicios, jardinerías… 94 jóvenes han cumplido los requisitos y estarán del 1 de julio hasta el 15 de septiembre. Es un gran número de jóvenes para un pueblo de 4.000 habitantes. En ayuda a familias y jóvenes estamos haciendo un esfuerzo importante. Hemos pasado un momento duro dentro de la crisis, esto cada vez va mejorando. Muchas familias durante estos años han sufrido situaciones de precariedad y hoy día podemos ver cómo la situación del municipio va mejorando.

La proximidad a Huelva o Sevilla ha hecho que muchos de los jóvenes se vayan del pueblo. ¿Es una preocupación la marcha de estos a la ciudad?

El tema de los jóvenes en Hinojos es el mismo que en todos los pueblos, estos tienen muchas limitaciones empresariales, de ocio… Yo tengo cierta esperanza y cuido con mimo y cariño el polígono industrial. Esta es la palanca de sostén de este municipio donde hay dos empresas que facturan más de 20 millones anuales, que están más de 100 trabajadores y que van a crecer. Esto me da la garantía a la hora de afrontar esta despoblación ya que puede ser menor por tener estas empresas tan potentes. Seguimos intentando traer inversores en este municipio para que la gente joven se queden arraigada en el municipio aún sabiendo las limitaciones que tenemos.

Fueron pioneros al instalar un sistema en materia de limpieza y acaban de poner en marcha el segundo. ¿Por qué aun los vecinos no se han habituado a él?

Debemos estar concienciados de la limpieza del municipio. No puede haber un barrendero por cada ciudadano que tire algo al suelo, debe ser una concienciación y civismo de todos. Hasta que no lleguemos al equilibrio, esto será un problema. Los ayuntamientos tendremos que gastar mucho dinero en limpieza por las irresponsabilidades. Pido civismo, concienciación y responsabilidad. Es un tema complicado, hay mucha gente, trabajaremos con políticas de concienciación para esas personas que aún no tienen esta responsabilidad.

El año pasado hubo muchos problemas con asociaciones de ganaderos y finalmente solo fueron apoyados por una. Este año han decidido empezar de nuevo y reunirse con todos ellos. ¿Qué conclusión se ha sacado de todo ello?

Siempre digo que cuando estaba el conflicto es que faltaba coherencia, trabajo y sentido común. Un año después se ha trabajado con ello y hemos sido capaz de que las tres asociaciones por unanimidad digan “sí” a la recogida de yeguas. Soy un político de dar soluciones a los problemas, y es a lo que hemos llegado tras este año. La recogida de las yeguas será el 1 y 2 de septiembre, iré a caballo durante todo el recorrido, recorrerremos las 8.500 hectáreas y toda la cabaña y las 751 cabezas las traeremos el domingo para nuestra feria.

Ese ganado se quedará aquí para toda la feria. Uno de los objetivos era recuperar la feria del ganado de Hinojos. ¿Es muy importante el ganado en esta localidad?

La feria no se puede perder, la feria se hace en torno a la Virgen del Valle, pero no debemos olvidar que todas las ferias de España comenzaron a hacerse en torno al ganado. Cuando llegamos fue complicado. Hinojos tiene un recinto ferial espectacular y contaba con unas 56 casetas. Tocó tomar medidas reduciendo el recinto ferial, cambiando el modelo de gestión de la caseta municipal y el modelo de gestión ganadero. Hemos hechos actividades adyacentes con ganado para potenciar esta feria. Contando con el ganado marismeño como elemento prioritario dentro de las actividades, pero contando con otras como el concurso de amazona. Esto ayudará a complementar la actividad ganadera que se registra en estos eventos.

Faltan pocos meses para la nueva campaña electoral. ¿Tiene claro qué va a hacer de cara a esa cita?

No, yo soy una persona que le dedico el tiempo en su tiempo. No puedo estar enclave de partido, ahora toca hablar de feria, de ganaderos, planificación de presupuestos…Tengo la cabeza en mis ciudadanos, en mis jóvenes, en modernizar mi pueblo, es lo único que me preocupa. Estoy a disposición de todo el mundo y serán ellos los que tendrán que decidir, si mi equipo y mis fuerzas me lo permiten, seguiré.