09
Dom, Dic

CARA A CARA

Hoy se conmemora el Día del Alzheimer y la psicólogo de AFA La Candela Cortegana, Lorena Gandullo, nos explica el trabajo que se hace desde la asociación tanto con los pacientes como con los familiares y cuidadores de estos.

¿Cómo se manifiesta el Alzheimer?

El síntoma principal consiste en un deterioro cognitivo que abarca a todas las capacidades de la persona. No solo es la pérdida de memoria sino también la atención, la capacidad de reproducir el lenguaje, el cálculo, la función ejecutiva o la capacidad de razonamiento lógico. Todo pone en evidencia que algo grave está pasando. También se afecta el estado anímico con síntomas depresivos.

¿Qué importancia tiene la detección precoz?

Lo mejor que puede pasar es detectarlo cuanto antes, algo que es muy difícil ya que los síntomas en la primera fase son muy sutiles y la propia persona enferma los quiere enmascarar, ya que es algo que no se quiere reconocer ni hay intención de mirar más allá. También sucede con las familias que no tienen conciencia de lo que puede estar pasando.  Cuando los síntomas se multiplican es cuando se da uno se da cuenta. Por eso hay que acudir al médico de cabecera y decir siempre lo que pasa, para que se derive al neurólogo y se haga un estudio para poder iniciar los tratamientos.

¿En qué consiste el tratamiento no farmacológico?

Es el que no usa pastillas y aboga por la estimulación cognitiva que primero hace una evaluación psicológica para ver en qué etapa están las capacidades de la persona a todos los niveles y se establece un tratamiento individualizado para cada una de las áreas cognitivas del paciente y se puedan desarrollar al máximo y se mantengan el mayor tiempo posible. El objetivo es retrasar el máximo posible el deterioro cognitivo propio e inevitable de la demencia. Es un entrenamiento cognitivo específico y pormenorizado.

¿Qué otros beneficios tiene?

Tiene más beneficios como el de socializar. Uno de los síntomas muy característicos es la depresión y el aislamiento social. Siempre se necesita un período de adaptación en el centro y en pocos días estas personas están esperando que las recojan para ir al taller.

¿Qué se puede hacer en casa?

A modo preventivo todas las tareas y actividades lúdicas suponen una estimulación general para evitar un deterioro mayor. Igual que el organismo físico se deteriora por el envejecimiento sucede con el cerebro. Es importante la lectura, los pasatiempos, debates, intercambios de recetas… Todo eso es estimulación cognitiva.

¿Qué servicio se presta a los cuidadores?

Uno de los objetivos de la asociación es atender a los familiares y cuidadores. Soportan una gran sobrecarga sobre todo en la fase más avanzada de la enfermedad y por nuestra parte tiene apoyo psicológico, formación, información, talleres grupales.

¿Existe la necesidad de concienciación sobre esta enfermedad?

Es vital. Si la sociedad ha interiorizado qué es una demencia y cómo se puede detectar vamos a ayudar a que las personas reciban un tratamiento lo antes posible.

¿Qué importancia tiene tratar con cariño a los enfermos?

Siempre se puede hacer algo. Aunque estén en la fase más grave de la enfermedad, siguen recibiendo el tono de voz con el que se les hable, un abrazo o una caricia y es algo que necesitan. La memoria emocional y afectiva es la última que se pierde. Lo necesitan y tienen derecho a ello.