26
Dom, May

CARA A CARA

El director ejecutivo de Giahsa, Manuel Domínguez, hace balance en esta entrevista de la actividad llevada a cabo por esta entidad durante los meses de verano y analiza los principales asuntos de actualidad.

¿Qué balance ha dejado el verano?

Ha sido un buen verano, no exento de dificultades. La climatología ha sido favorable y eso ha ayudado a que aquellos puntos que aún tienen mayores deficiencias en cuanto a disponibilidad de agua no hayan derivado en situaciones como otros años, en los que hemos tenido que hacer aportes a algunas poblaciones usando camiones cisterna. El verano es la época de mayor afluencia, no sólo en la costa donde tenemos las playas. También en la sierra, una zona que por sus encantos naturales también atrae cada vez a más personas también en verano. De todas formas, como siempre, hemos estado atentos a las necesidades que puedan aparecer en cada momento concreto. Todos sabemos que, en general, en la zona de la Sierra las redes de abastecimiento son más antiguas y, por lo tanto, sufren más averías. Esta situación se suele acentuar en verano, y por eso ya desde mediados de junio hemos incorporado equipos de refuerzo en fontanería que nos han permitido atender las incidencias con más rapidez y eficacia.

¿Y en lo que respecta a la recogida de residuos?

En recogida de residuos, hemos tenido un repunte muy significativo de recogida de voluminosos. Es algo realmente imprevisible, pero lo cierto es que este año llevamos un 60% más de muebles y enseres recogidos que el año pasado. Pero creo que hemos actuado con la necesaria diligencia y en el momento que detectamos que nuestro operativo no era suficiente, lo reforzamos con más personal y más medios técnicos. Estamos planteándonos cambios en los sistemas de recogida de residuos, especialmente en todo lo relacionado con los contenedores de residuos orgánicos, papel y envases. Estos cambios afectan también a los tipos de camiones que usamos, a los horarios y frecuencia de recogida e incluso a la limpieza de los contenedores. Son cambios importantes, que requieren de un buen diseño y de una inversión muy costosa, pero que estamos dispuestos a acometer. Siempre hemos defendido que Giahsa, como empresa pública que somos, tenemos que llevar un servicio de calidad a todos los rincones de la provincia, y eso incluye desde la avenida del océano en Punta Umbría hasta la aldea de las Veredas en Almonaster. De todas formas, es importante que tengamos claro que la recogida de residuos nos afecta a todos. Debemos usar los contenedores correctamente, porque el reciclaje empieza en casa, separando cada tipo de residuo. Tenemos unos pueblos preciosos –sobre todo aquí en la sierra- y para no afearlos debemos tener claro a qué hora y cómo debemos llevar la basura de nuestra casa al contenedor. Aquí en la Sierra tenemos muchas zonas con calles estrechas y con cuestas, que dificultan mucho los circuitos de recogida de residuos. Muchas veces nos encontramos vehículos mal aparcados que impiden de pase el camión de Giahsa hasta el contenedor, y se queda sin recoger. Por eso, aprovecho para hacer un llamamiento a la colaboración de todos los ciudadanos.

Hemos visto en las redes sociales que últimamente han surgido algunos grupos contrarios a Giahsa. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Sinceramente, desde el mayor de los respetos, es algo que no me sorprende. Se repite cada cuatro años. Cuando llega el año de las elecciones, surgen movimientos supuestamente espontáneos que acaban derivando en candidaturas a las elecciones municipales. Con independencia de que los argumentos que usen tenga más o menos razón, cabe preguntarse dónde han estado desde 2015 hasta ahora, qué ha cambiado para que ahora se quiera mover el árbol a ver qué cae. Personalmente, me da pena que algunos, por su ambición política, se aprovechen de la necesidad que sufren muchos ciudadanos. Somos una empresa seria, orientada a prestar un servicio público esencial para los ciudadanos. Seguro que no somos perfectos, que tenemos muchas cosas en las que seguir mejorando, pero eso se hace con trabajo, no escribiendo en el Facebook y, mucho menos, insultando.

Una de las cuestiones que se reivindica es el precio de los servicios...

Está claro, y no me voy a andar con paños calientes: tenemos que hacer todo lo posible por bajar las tarifas. Esto no lo digo ahora, lo vengo diciendo desde hace varios años. Es más: todo el trabajo que estamos haciendo en Giahsa está orientado a conseguir abaratar las tarifas que pagan nuestros usuarios. ¿Cuánto? Todo lo que podamos ¿Cuándo? Lo antes posible. Como muchos ciudadanos saben, nuestra empresa pública sufrió unos ataques muy duros en los años más difíciles de la crisis. Algunos Ayuntamientos, sobre todo algunos de los más grandes como Cartaya, Valverde o San Juan, privatizaron el servicio para obtener dinero fresco, y nos dejaron las deudas y los compromisos que habíamos adquirido entre todos. Tanto es así, que estuvimos al borde de la quiebra. No pudimos salvar en el último minuto obteniendo la financiación necesaria en unas condiciones que no eran las mejores, sino las únicas que había en ese momento. Desde entonces, vamos para arriba. Hemos hecho cambios importantísimos en la gestión, hemos conseguido mejorar las condiciones de nuestra financiación y hemos mejorado mucho los resultados económicos de la empresa. Hoy Giahsa es un sinónimo de garantía y solvencia. Por eso ahora, desde que cerramos el ejercicio 2017, ya estamos en disposición de sentarnos a negociar las condiciones de nuestra “hipoteca”. Le hemos dicho a los bancos que generamos recursos para poder invertir más en mejoras y para poder bajarlas tarifas, por encima de lo que tenemos establecido en el contrato de préstamo. En esa línea es en la que estamos trabajando todos, todos los días, y no vamos a parar hasta conseguirlo.

Ha causado cierto revuelo también una cuestión como la de los cambios de contador. ¿Qué nos puede decir al respecto?

Es normal que siempre que se acomete una actuación de carácter masivo se origine ese cierto revuelo que usted comenta. Por eso es bueno explicarlo. La vida útil del contador que tenemos en casa es de ocho años. Eso es lo que dice la legislación. Todas las empresas suministradoras estamos obligadas a cambiar el contador de cada vivienda o local cada ocho años. De esta forma, se asegura el correcto funcionamiento, de manera que la sustitución del contador por renovación supone una garantía para el consumidor. A diferencia de otros servicios básicos, en el caso del agua este proceso es completamente gratuito para el usuario. Es la empresa suministradora, en este caso Giahsa, la que corre con todos los gastos de notificación y sustitución del nuevo contador. De hecho, Giahsa tiene previsto invertir aproximadamente 4 millones de euros para renovar unos 120.000 contadores de suministro de agua en los 66 municipios antes de 2021. La única responsabilidad del usuario en esta operación es la de facilitar a Giahsa que lleve a cabo el cambio. Esto supone fundamentalmente facilitar la entrada a la vivienda en el caso de que el contador se encuentre en el interior y no pueda cambiarse desde la calle; que el puente de contador (las piezas a las que se atornilla el contador) se encuentre en unas condiciones mínimamente adecuadas. Hemos dado prioridad total a la posibilidad física, por encima del estricto cumplimiento de la normativa por parte de los usuarios, de manera que estamos haciendo todo lo posible para llevar a cabo la renovación de contadores con las menores molestias posibles para los usuarios, y sólo en los casos en los que físicamente no es posible cambiar el contador, se gestiona una incidencia, lo que incluye avisar al usuario para que prepare su instalación. Desde enero hasta ahora, hemos cambiado ya más de 38.000 contadores. Sólo en 131 casos se ha tenido que llegar a cortar el suministro, que es lo que dice la ley que tenemos que hacer cuando no podemos cambiar el contador. Pero es más, estamos siendo bastante flexibles, y les damos a los usuarios el tiempo que necesiten para poder llamar a un fontanero que les arregle sus instalaciones.

En otro orden de cosas, se viene hablando del “derecho al agua”. ¿Qué posición tiene Giahsa al respecto?

Se viene hablando y además se está legislando. Están en marcha por parte de la Junta de Andalucía tanto un nuevo reglamento del ciclo integral del agua como una Ley de Servicios Sociales, y en las dos se quiere recoger el derecho al agua como una garantía para todos los ciudadanos. En Giahsa somos absolutamente favorables. Desde nuestra vocación de servicio público, aspiramos a que ninguna persona se quede sin agua por no poder pagarla. Por eso hemos sido pioneros en muchas medidas de carácter social. Desde el año 2013, Giahsa incorporó un primer paquete de ayudas y bonificaciones a colectivos desfavorecidos, que suponen una rebaja de hasta un 25% en el recibo del agua para pensionistas con rentas bajas, personas con discapacidad o familias con todos sus miembros en paro. En el último año hemos bonificado más de 38.000 recibos, lo que supone más de 292.000 euros en ayudas. Pero además de estas bonificaciones, hace tres años creamos una medida pionera como es la declaración de pobreza energética. Desde entonces, y trabajando codo con codo con los servicios sociales de los ayuntamientos, más de 500 familias se han podido acoger a este programa, que permite evitar de inmediato el corte de suministro y fraccionar las deudas hasta en 5 años. Es un instrumento del que nos sentimos especialmente orgullosos. Y este año hemos ido incluso más allá, porque sabemos que hay personas que realmente están en una situación límite. Por eso, en diciembre aprobamos la creación de un fondo social, que hemos dotado con 150.000 euros que destinamos a ayudas directas para tres situaciones concretas: Los casos de facturas muy elevadas como resultado de una avería que puedan generar quebranto en la economía doméstica de los afectados; los casos de pobreza severa que no son viables siquiera aplicando la Declaración de Pobreza Energética; y, por último, una línea de ayudas a las entidades de carácter social sin ánimo de lucro.

Nos ha traído usted un regalo en forma de botella de vidrio muy interesante...

Esta botella es el principal soporte de nuestra campaña para fomentar el consumo de agua del grifo. Como puede ver, lleva por lema “H2O con H de Huelva” y está serigrafiada con una serie de motivos que representan a toda la provincia de Huelva, nuestra historia, nuestra cultura o nuestra gastronomía. En Huelva tenemos un agua de excepcional calidad. Por eso, en colaboración con la asociación española de operadores públicos de agua, hemos puesto en marcha esta campaña Progrifo, similar a la que ya existe en ciudades como París, Córdoba o Zaragoza. El padrino de esta campaña es Emilio Martín, atleta onubense dos veces campeón mundial de Duatlón. Con la iniciativa, potenciamos los valores esenciales del agua del grifo: más saludable, más económica y más ecológica. Además, le hemos querido dar un carácter solidario a la iniciativa de manera que cualquiera puede hacerse con una botella como este por solo dos euros, un dinero que se destina íntegramente a la asociación Ansares, que trabaja con personas con autismo en toda la provincia. Ya a principios de verano les entregamos más de 2.500 euros, y ahora hemos encargado una segunda remesa de botellas con las queremos seguir haciendo esa labor de concienciación y solidaridad.