26
Dom, May

CARA A CARA

El responsable del castañar de COAG Huelva, José Manuel Benítez, analiza la campaña de recogida de la castaña que se ha iniciado recientemente en la Sierra, así como su incidencia económica en la comarca onubense.

¿Cuándo se ha iniciado la recogida de la castaña?

La primera castaña que cogemos que es la sanmigueleña este año no estaba a finales de septiembre sino que se ha hecho esperar unos días, y después la pilonga que son las tempranas ya están en pleno funcionamiento.

Desde COAG estimáis una recogida de 1,7 millones de kilos…

Hay muchos erizos y en la recogida se está viendo que el tamaño está siendo bastante bueno. Las aguas han venido un poco tarde pero aún así la castaña temprana tiene buen tamaño, buena calidad y está bastante sana. En cuanto a la estimación, las lluvias de ahora pueden aumentarla y ser este año una campaña récord con respecto a los últimos años llegando a los dos millones de kilos.

¿Qué factores influyen?

Han sido muy importantes las lluvias de ahora, pero también las de primavera que son muy positivas para el castaño. También depende de la campaña anterior, que fue escasa. Y por otro lado, en la época de floración no hubo ningún fenómeno meteorológico que influyera de manera negativa.

¿Qué papel juega este sector en la generación de empleo?

La castaña es un sector imprescindible en la Sierra. Es el emblema y una supone riqueza cultural y de biodiversidad y al mismo tiempo hay una gran dependencia económica de muchos de los pueblos de la comarca, ya que trabaja mucha gente alrededor del castañar. Es un sector clave en la sierra y crea un valor añadido a economías que son bastante precarias. Está también muy arraigado en nuestra cultura y en nuestra historia y es un reclamo turístico muy importante.

¿Qué medidas hay en marcha para cuidarlo?

Desde COAG tenemos varias líneas de trabajo. Una de ellas es la de plagas y enfermedades, en la que se lleva cabo un trabajo en colaboración con la Universidad de Córdoba y la Junta de Andalucía, sobre todo con la tinta que es la que más daño está causando. También tenemos una campaña para pedir al Ministerio que se pueda usar un depredador natural contra la avispilla del castaño, que por suerte aquí no tenemos. Formamos parte de la plataforma ibérica en defensa del castañar y también de una plataforma europea del castaño, así como acciones concretas para intentar frenar el desarrollo de estas enfermedades con recomendaciones que nos han dado los investigadores, que no la curan pero sí ayudan a frenar el desarrollo de la enfermedad. La otra línea tiene que ver con la comercialización, en la que defendemos la línea de exportación estando informados de lo que ocurre en los mercados y también apostamos por el consumo interno.

¿Qué consejos deben seguirse a la hora de adquirir el producto?

Los precios de cara al consumidor varían mucho. Aquí en el mercado local de venta directa son asequibles. Si vamos a frutería en ciudades o grandes superficies hay mucha variación. Lo principal es ver que la castaña está llena, que no tiene agujeritos de acceso de los gusanos yha y que tener en cuenta la posibilidad de comprar castañas de las cooperativas que han pasado por un proceso de selección.

¿Cómo se está actuando ante los robos?

Se ha creado un protocolo para prevenir los robos en la campaña. Hay que diferenciar los robos de grandes cantidades que son localizados y son relativamente pocos y luego el robo a pequeña escala por parte de personas que visitan la comarca y que por desconocimiento piensan que es un fruto abandonado en el campo. Además deben saber que agentes de la Guardia Civil los pueden sancionar.