23
Sáb, Feb

CARA A CARA

El joven novillero de Hinojos Diego Vázquez analiza en esta entrevista sus comienzos en el mundo del toro y sus sueños de futuro en los que, además de tomar la alternativa, reserva un hueco muy especial para su pueblo y sus vecinos. 

¿Cómo surge tu pasión por el mundo de los toros?

Provengo de una familia en la que nunca se ha hablado de toros y de un pueblo sin apenas antecedentes taurinos, aunque sí con buenos aficionados. De pequeño, con 12 años, vi en la televisión vi una corrida de toros y me impactó. A raíz de eso, empecé a investigar, a informarme sobre el toreo y a saber por qué y cómo se hacen las cosas y ya con 14 años les dije a mis padres que me quería apuntar a una escuela para formarme.

¿Cómo reaccionaron en ese momento?

Intentaban esquivar el tema. Me apuntaron a fútbol, me llenaron el tiempo de actividades extraescolares a ver si se me pasaba, pero llegó un momento en el que me puse muy pesado. Yo empecé de manera autodidacta viendo vídeos y practicando como podía hasta que empecé a entrenar en la Plaza de Toros de Huelva. Ya después me empezó a llevar el maestro Tomás Campuzano y me vine a Sevilla para ingresar desde hace algo más de un año en la Escuela Taurina de Camas.

¿Qué importancia tiene la formación para un torero?

Esto es un arte y, al igual que el que canta pinta o baila, lo que uno saca es lo que lleva dentro, pero también hay una técnica y eso es lo que hacemos cuando entrenamos. Además hay también una preparación física al margen del perfeccionamiento del toreo de salón. En la escuela entrenamos todo esto y hacemos también hincapié en la técnica para saber cómo coger el capote o la muleta, los diferentes remates, etc.

¿Cómo te defines como torero?

Busco el concepto clásico y, en ese sentido, me gusta ver vídeos de toreros antiguos de los años 40 y 50.

¿Cómo recuerdas tu debut como novillero la pasada temporada?

Con mucha intensidad. Se juntaba el hecho de vestirme por primera vez de torero con el de que fue mucha gente a verme y tenía que impactar para que surgieran contratos y la gente se ilusionara conmigo. Fue bonito y lo viví con mucha responsabilidad. Gracias a dios todo salió bien.

¿Cuáles son tus sueños de futuro y qué lugar ocupa Hinojos en ellos?

Hinojos ocupa uno de los lugares más importantes. Mi sueño es tomar la alternativa en una plaza de primera categoría e intentar que vuelva a haber festejos en hinojos. Uno de mis sueños es vestirme de luces y tener una corrida de toros en mi pueblo.

¿Cómo valoras la respuesta de tus vecinos?

No me esperaba que fuesen a reaccionar de esta manera. Yo sabía que había aficionados, pero no esperaba esa unión enfocada al mundo de los toros. Solo tengo palabras de agradecimiento a mis vecinos y al ayuntamiento que está para apoyarme en todo lo que haga falta.