21
Mar, May

AGRICULTURA

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Huelva ha exigido a la administración que se replantee las tasas de desempleo agrícola y dé solución al problema de la falta de trabajadores en el campo, debido a la baja participación en la oferta del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para trabajar en la campaña de los frutos rojos de la provincia de Huelva.

Según subraya Asaja en una nota de prensa, se trata de un síntoma "inequívoco" de un desajuste entre los datos de paro y la necesidad real de empleo que "perjudica seriamente" a las empresas agrícolas que deben cubrir cientos de puestos de trabajo durante cada vez más meses.

La campaña de la fresa y los frutos rojos de la provincia de Huelva precisa cada año miles de trabajadores durante cada vez "más meses", gracias a la superposición de tareas que está posibilitando la diversificación y la implantación de variedades que producen en distintas épocas del año, por lo que es una fuente de empleos "cada vez más estable".

Para poder sacar adelante las campañas de fresas, frambuesas, arándanos y moras en la provincia de Huelva, son necesarios "entre 80.000 y 100.000 trabajadores" de los que la contratación en origen en Marruecos no supone "ni el 20 por ciento de la cifra general", por lo que "quedan vacantes miles de puestos de trabajo para nacionales", un compromiso que el sector alcanzó con las administraciones cuando la crisis provocó que las tasas de desempleo se disparasen en todo el país.

En aquellos momentos, el trabajo agrícola supuso un elemento estabilizador de las cifras de desempleo que "hoy siguen siendo muy altas en la provincia de Huelva, donde en teoría alcanza al 23 por ciento de la población". Asaja recuerda que, cada año, el SAE lanza una oferta de empleo para cubrir un número de puestos laborales en la campaña de la fresa y los frutos rojos de la provincia de Huelva que este año ha alcanzado los 23.000, "pero al que sin embargo han optado sólo 970 personas".

En opinión de la patronal, ello resulta "terriblemente" perjudicial para el sector, que precisa cubrir una "gran cantidad" de vacantes sin encontrar en la Administración las herramientas necesarias para poder dar solución a esta carencia de mano de obra, un hecho que "se repite año tras año". Por ello, Asaja-Huelva exige a la administración que analice y se replantee las cifras de desempleo agrícola que "claramente no se corresponden con la necesidad real de empleo de la sociedad y que arbitre otros mecanismos para procurar que las campañas agrícolas, creadoras de empleo y riqueza precisamente en las comarcas más desfavorecidas de la zona, cuenten con los trabajadores necesarios para salir adelante".

Además, estos trabajadores pueden tener una continuidad cada vez mayor, pero es necesario, asimismo, que se comprometan con el puesto de trabajo ya que "tampoco sirve de nada que haya una gran respuesta inicial si esos trabajadores abandonan su puesto una vez logradas las peonadas necesarias para cobra el subsidio, una problemática muy común".

De igual forma, Asaja-Huelva ha querido despejar cualquier tipo de polémica sobre las condiciones laborales ofertadas que están perfectamente recogidas en el Convenio del Campo de la provincia de Huelva. En la actualidad, y tal y como recogen las tablas salariales, el puesto de recolector cuenta con un salario de 41,20 euros por una jornada de 39 horas semanales para cualquier persona que trabaje en la campaña, independientemente de su procedencia, género o edad.

Igualmente, Asaja-Huelva ha advertido de que esta problemática "no es exclusiva" del sector de la fresa y los frutos rojos de la provincia de Huelva y ha recordado que otras campañas agrícolas en España "están sufriendo idéntico problema para contar con trabajadores como ha quedado patente, por ejemplo, en la campaña de la aceituna".

"Resulta lamentable, que, si se tienen en cuenta las cifras de desempleo agrario publicadas con la administración, se pierdan jornales y riqueza en un sector que se esfuerza cada año por alcanzar mayores cotas de eficiencia y bienestar en todos los sentidos, como demuestran los avances sociales reflejados en el reciente Convenio del Campo", han subrayado desde Asaja-Huelva.

Un sector que, además, y lejos de contar con el apoyo de la Administración, es objeto de "continuas" exigencias a las que trata de adaptarse de manera "incesante y a costa de sus propios recursos", de las campañas de "desprestigio" con las que diversas facciones "interesadas pretenden dañarlo y que a la falta de trabajadores tiene que sumar las pérdidas ocasionadas por la subida desorbitada y brusca del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)".

Asaja-Huelva ha recalcado la advertencia de que "ningún sector puede soportar un continuo rosario de cortapisas y que, a la vista de la ineficacia de las políticas laborales de las administraciones españolas, trabajará para buscar la mano de obra necesaria para sacar adelante las campañas agrícolas de la provincia, aunque esto suponga ampliar el contingente de trabajadores extranjeros", ha concluido.