18
Lun, Jun

PROVINCIA

La subdelegada del Gobierno en Huelva, Asunción Grávalos, ha destacado que los robos en el campo han descendido un 39 por ciento desde la puesta en marcha en 2013 de los equipos ROCA de la Guardia Civil a iniciativa de los ministerios del Interior y de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, dentro Plan de Lucha Contra las Sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas.

Grávalos ha valorado "el magnífico trabajo" que llevan a cabo los ROCA en la provincia "y que ha hecho posible que el número de robos en el campo contabilizados en 2017 estén ya por debajo incluso de los registrados en el año 2011", ha informado la Subdelegación del Gobierno en una nota.

En esta línea, la subdelegada del Gobierno ha subrayado la labor que desarrollan los tres equipos ROCA desplegados en Huelva y con base en la Palma del Condado, Cartaya y Moguer. Además de las labores de investigación y vigilancia, en colaboración directa con unidades de Seguridad Ciudadana, Grávalos ha incidido en que este equipo de la Guardia Civil "desarrolla una importante tarea de comunicación con el sector agrícola y ganadero".

De esta forma, en 2017 los ROCA contabilizaron un total de 105 investigados, 38 detenidos y 276 reuniones y entrevistas con miembros del sector para recabar sus inquietudes y preocupaciones, así como para mejorar su labor preventiva e investigadora.

"Estos datos de actividad unidos al descenso continuado de los robos en el campo contabilizados en la provincia a lo largo de los últimos años, constatan una evolución positiva que es fruto del compromiso del Gobierno de España y el esfuerzo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para combatir la delincuencia en el mundo rural y llevar la tranquilidad a los agricultores y ganaderos", ha remarcado la subdelegada.

PLAN DE LUCHA

Por otro lado, entre las medidas contenidas en el Plan de Lucha contra las sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas puesto en marcha en 2013 se ha impulsado el uso de la denuncia electrónica, se han establecido mapas de cultivos y sistemas de geolocalización de las fincas que facilitan el trabajo de investigación de la Guardia Civil.

A su vez, se han promovido convenios con los ayuntamientos para que la Policía Local colabore en la detección de venta de material robado, con campañas específicas de control de puntos de venta de chatarra y material agrícola de segunda mano.

A las citadas medidas se suman otras como la reforma del Código Penal, que dota de mayor protección jurídica a las explotaciones con un cambio de tipificación de los hurtos, que antes eran faltas y pasaron a ser considerados delitos. Asimismo, se han promovido las reformas legislativas necesarias para penalizar unos delitos que pueden causar un importante lucro cesante a las víctimas, especialmente cuando se trata de robo de material indispensable para las tareas agrícolas.

Por otro lado, la subdelegada del Gobierno ha resaltado el dispositivo especial de seguridad para la campaña agrícola, activado desde el pasado 1 de marzo y que se extiende hasta el 30 de abril, en los municipios con mayor concentración de cultivos de fresas, otros frutos rojos y cítricos.

Grávalos ha recordado que este operativo de la Guardia Civil cuenta con un refuerzo de 40 agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana y Agrícola (Useca) procedentes de diversas provincias de Andalucía, moviliza a efectivos de tres compañías territoriales y de cinco especialidades del Instituto Armado --Grupo de Información, Unidad Orgánica de la Policía Judicial, Equipo de Atención al Inmigrante, USECIC y Subsector de Tráfico--.

Todo ello con los objetivos de "garantizar la seguridad ciudadana, intensificar las medidas contra los robos en el campo y prevenir los casos de accidentes de circulación por atropello", ha concluido la subdelegada.