20
Lun, Ago

CONDADO

El delegado de Medio Ambiente visita la colonia y celebra que más de 12.000 pollos hayan nacido ya en esta Reserva de la Biosfera en 10 años 

La presencia del flamenco rosa o flamenco común (Phoenicopterus roseus) en el Paraje Natural Marismas del Odiel como especie reproductora ha cumplido 10 años. Desde los primeros nacimientos en 2008 se han contabilizado más de 12.000 pollos. La colonia de esta Reserva de la Biosfera está consolidada como la segunda en importancia de la Península Ibérica tras la de Fuente de Piedra (Málaga) y la tercera de Europa por las dimensiones de La Camarga en Francia. 

Durante este periodo, solo 2012 ha supuesto un paréntesis en la reproducción, como consecuencia de la falta de artemia, base de la alimentación del flamenco, por la escasez de precipitaciones y de temperaturas más bajas de las esperadas en primavera. La Laguna de Fuente de Piedra sufrió la misma circunstancia ese mismo año. 

El número de nacimientos se había aproximado al millar en 2011 tras un incremento progresivo desde los 400 de 2008. La camada se recuperó a partir de 2013 con un salto cuantitativo y cualitativo que alcanzó su máxima expresión en 2015 con 3.607 pollos, la cifra más alta contabilizada hasta ahora. En 2018 la cifra ya supera los 2.000. 

“Marismas del Odiel es un lugar estratégico para la avifauna. En esta Reserva de la Biosfera, las aves cuentan con alimento, agua dulce y salada permanentemente, tranquilidad y protección”, ha declarado el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Antonio Cortés, que ha visitado este viernes la colonia. 

Cortés ha detallado que este paraje natural “es un área clave en los desplazamientos que realizan las aves migratorias entre el norte de Europa y África como zona de descanso, alimentación y recuperación de energías”. “No solo el flamenco, el charrancito, el águila pescadora, la espátula, el tarro blanco, la avoceta, la canastera y los paseriformes loa eligen. Y otras muchas procedentes del norte del continente la usan como zona de invernada”, ha explicado del delegado territorial. 

Los ornitólogos y técnicos de Marismas del Odiel calculan que en la actualidad existen unas 4.500 parejas reproductoras en la zona. Este éxito es fruto de un trabajo iniciado entre las décadas de los 80 y los 90 al habilitarse un islote, la conocida hoy como Isla de los Flamencos. El personal del espacio protegido, voluntarios y empresas salineras han aunado esfuerzos desde entonces para convertir el flamenco es una especie emblemática de la Reserva de la Biosfera. 

Las labores de conservación han conllevado la colocación de pastores eléctricos para evitar predaciones, el aumento de la restricción de acceso a las zonas de nidificación, las lecturas de anillas y los censos de la colonia, entre otras. Este mismo año, el Paraje Natural ha restaurado y ampliado a Isla de los Flamencos con la colaboración de las empresa 'Salinas del Odiel'.

Publicidad
sierraluz