26
Lun, Ago

Agricultores y vecinos de Lucena del Puerto (Huelva) han organizado una reunión a las 20,00 horas de este martes para decidir qué acciones llevar a cabo para impedir el cierre de los 77 pozos que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tiene planeado llevar a cabo en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del año 2017, tal y como indicó la confederación y que el pasado lunes no pudo efectuar tras la movilización ciudadana que lo impidió.

El portavoz de WWF en Huelva, Juan José Carmona, ha asegurado este lunes que, al cumplirse dos años del incendio de Doñana, originado en el paraje de Las Peñuelas en Moguer (Huelva) y que afectó a un total de 10.340 hectáreas, en su mayor parte de titularidad pública situadas en montes de los municipios de Almonte, Lucena del Puerto y la localidad moguereña, ha señalado que "queda el mayor reto, aplicar el plan de restauración" diseñado por expertos.

Cientos de vecinos, agricultores, trabajadores del campo, comerciantes, que han cerrado sus negocios, y de otros sectores de la localidad de Lucena del Puerto (Huelva), han convocado una concentración espontánea en la zona de El Gago, donde la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tiene planeado cerrar 66 pozos sancionados, además de otros once en terrenos cercanos, para impedir estos trabajos por parte de los técnicos de este organismo, los cuales han acudido a su jornada laboral acompañados por un gran número de agentes de la Guardia Civil.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha iniciado el cierre de nuevos pozos sancionados en el entorno de Doñana. En concreto, este martes se ha procedido al sellado del primero de los cuatro sondeos situados en una finca del entorno de La Cañada, en el T.M. de Almonte (Huelva), propiedad de una multinacional agroalimentaria.

Dos años después del incendio, que se cumplen este lunes, en el paraje de Las Peñuelas en Moguer (Huelva), que afectó a un total de 10.340 hectáreas, en su mayor parte de titularidad pública y situadas en montes de los municipios de Almonte, Lucena del Puerto y la localidad moguereña, continúan los trabajos de reforestación en la zona dañada, tal y como diseñaron los expertos en el plan de restauración, mientras que la Junta de Andalucía ha ampliado los gastos de daños y extinción a 96,1 millones de euros, una cantidad que un principio se cifró en 73,2.

Más artículos...