26
Dom, May

CONDADO

Los alcaldes onubenses de Almonte y Moguer, los socialistas Rocío Espinosa y Gustavo Cuéllar, han realizado un balance positivo un año después del incendio de Las Peñuelas, que afectó a más de 8.000 hectáreas, en esos términos municipales y en el propio Espacio Natural de Doñana, y que ha dejado "paisajes diferentes pero lleno de esperanza y de ilusión".

En declaraciones a los periodistas, la primera edil de Almonte ha destacado los trabajos de reforestación realizados y "la lección que ha dado la propia naturaleza al ver cómo el campo ha rebrotado", indicando además que, "aunque tengamos que esperar muchos años para ver estos paisajes como los hemos disfrutado, hay otras zonas en la que las zonas verdes han rebrotado".

A su vez, ha subrayado que este incendio "ha provocado el compromiso y la solidaridad de muchos voluntarios y de vecinos de los pueblos de la comarca que quieren aportar su grano de arena para que este paisaje esté cargado de naturaleza y de valores humanos".

Por tanto, ha insistido en que este año que ha pasado trae consigo "un mensaje de esperanza y de lección, ya que debemos aprender lo frágil que es la naturaleza", por lo que considera que "todos tenemos una gran reponsabilidad de conservar nuestro patrimonio".

Por su parte, el alcalde de Moguer, Gustavo Cuéllar, ha destacado que las administraciones han contado con la opinión de expertos medioambientales, que aseguraron que "había que esperar un año para comprobar la fortaleza de la zona, un año en el que se ha mantenido viva la llama de la evolución de la naturaleza".

Por último, ha destacado "la buena gestión de los ayuntamientos, de la Junta de Andalucía y del Gobierno central al hacer lo que recomendaron los expertos".