17
Lun, Jun

CONDADO

El Ayuntamiento de Almonte ya tiene ultimado el dispositivo especial que pondrá en marcha en la aldea de El Rocío para garantizar la seguridad durante las peregrinaciones extraordinarias de las hermandades filiales sevillanas de Triana, Pilas, y Villanueva del Ariscal y de la onubense de Gibraleón, que tendrán lugar, como cada año, el último fin de semana de enero y que congregan a cientos de miles de personas.

El dispositivo, que ha sido abordado durante una reunión del comité asesor del Plan de Emergencia Municipal, que se ha celebrado este martes en el Consistorio almonteño, contemplará de nuevo la restricción del aparcamiento de vehículos de motor en las calles y callejones de la aldea, si bien se permitirá la circulación, al contrario de lo que ocurre durante la Romería del Rocío, cuando está prohibido tanto estacionar como circular, según ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

Así lo ha anunciado la teniente de alcalde delegada de El Rocío, Macarena Robles, tras la reunión de la citada comisión, que ha contado con la presencia de todas las administraciones públicas y dispositivos que participan en el plan. "El año pasado funcionó muy bien esta medida, por lo que este año la retomamos para garantizar la seguridad", ha subrayado Robles.

Por su parte, las administraciones y dispositivos que participan en el plan de emergencia, como la Guardia Civil, Policía Autonómica, Servicio de Emergencias 112, Consorcio Provincial de Bomberos, Consorcio Provincial de Transportes o el Espacio Natural de Doñana, se han puesto a disposición del Ayuntamiento de Almonte, que dirige el citado plan a través de la Policía Local, que ostenta la dirección operativa del dispositivo.

Robles ha agradecido la implicación de dichos cuerpos y servicios para "colaborar y garantizar que todas las personas que acudan a la aldea durante ese fin de semana puedan disfrutar de ella de la mejor manera posible".

El año pasado, el primero en el que se puso en marcha la restricción del aparcamiento en la aldea, El Rocío registró, durante las citadas peregrinaciones extraordinarias, una reducción del cien por cien de los accidentes de circulación con heridos y del 93 por ciento de los accidentes de circulación sin heridos respecto al año anterior. Además, el número de atestados de seguridad vial se redujeron un 78,5 por ciento.

Asimismo, el tiempo de respuesta ante un incidente se redujo en un 82 por ciento al pasar de 22 a cuatro minutos de media, por lo que, para la alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, el balance fue "muy positivo, especialmente desde el punto de vista de la seguridad, pero también desde el punto de vista del disfrute de todas las personas que visitaron la aldea", en la que ese fin de semana se concentran más de 15.000 caballos, varios miles de carros y más de 200.000 personas, por lo que "el uso del coche es incompatible con garantizar la seguridad", ha añadido.