22
Sáb, Sep

COSTA

El Juzgado de lo Penal número 1 de Huelva ha condenado, tras un juicio rápido y alcanzar una conformidad las partes, a tres personas a pagar una multa de más de 1.000 euros por un delito contra la fauna al capturar aves fringilidas --jilgueros, verderones y pardillos--, que no son especie cinegéticas según la legislación estatal y andaluza, en el paraje natural Enebrales de Punta Umbría.

Según reza en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juzgado considera que estas aves "no son cazables y que los condenados utilizaron para ello una red abatible y varias jaulas", que fueron interceptados por los agentes de la Unidad de Policía Nacional adscrita a la Junta de Andalucía tras detenerlos.

Tras ser sorprendidos los condenados, fueron detenido por agentes del "CNP Unidad Adscrita a la Junta de Andalucía" que ocuparon la red y los reclamos y liberaron a cinco jilgueros capturados.

Del mismo modo, el fiscal asegura en su escrito que, en la fecha y lugar de los hechos, los condenados carecían de autorización para su captura, por lo que los considera constitutivos de un delito contra la fauna, concretamente por la caza de una especie no cinegética con medios prohibidos y no selectivos.

Por todo ello, ha condenado a estas tres personas al pago de la multa superior a 1.000 euros, así como a la inhabilitación especial para el derecho a cazar durante ochos meses y para la profesión relacionada con la tenencia de aves.

Este paraje costero se extiende desde el casco urbano de Punta Umbría hasta la playa de La Bota. Se trata de un enclave de escasas dimensiones, pero de gran valor ecológico, ya que constituye uno de los pocos bosques mixtos de sabinas y enebros que se conservan en todo el litoral andaluz.