18
Jue, Jul

SIERRA

30.000 euros de fondos municipales han permitido esta restauración integral del retablo del templo religioso más antiguo de Aracena

El Ayuntamiento de Aracena ha inaugurado oficialmente el Retablo Mayor de la Iglesia Prioral Nuestra Señora del Mayor Dolor, popularmente conocida como Iglesia Prioral del Castillo. Este retablo estaba en muy mal estado de conservación y nunca se había realizado un trabajo de restauración profesional e integral sobre el mismo, por lo que el consistorio aracenense, dentro de su política de investigación y conservación del patrimonio, encargó, a principios de año, los trabajos de rehabilitación al equipo del prestigioso restaurador Jesús Mendoza. Las labores de restauración han llevado seis meses, con un resultado muy satisfactorio para todas las partes implicadas en la conservación del templo, Ayuntamiento, Hermandad de la Vera-Cruz y sacerdote.

Las tres partes han presentado hoy los trabajos a los medios de comunicación, convocados para la presentación oficial del trabajo, que se hará extensible a la población general, posiblemente en el mes de septiembre, con una charla divulgativa y explicativa del proceso por parte del restaurador, según ha anunciado el alcalde, Manuel Guerra.

El Ayuntamiento ha invertido 30.000 euros de fondos exclusivamente municipales para esta restauración que ha consistido en la limpieza de polvo depositado con el paso del tiempo, de los escombros acumulados en cornisas y molduras, la limpieza química de repintes, la consolidación estructural y la reposición de cornisas y molduras que se habían perdido.

La Iglesia Prioral es el templo más antiguo y emblemático de Aracena ya que alberga a la imagen de la patrona de la localidad y se ubica en el Cerro del Castillo. El Retablo Mayor que sirve de embocadura al camarín que acoge la imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor, es de estilo neoclásico y data de la segunda mitad del  siglo XVIII. Es de estuco e imita mármoles, siendo el efecto marmolizado que decora el retablo, según palabras del propio restaurador, “de una excelente calidad”. El mal estado de conservación había originado perdidas de soportes (cornisas y molduras), piezas despegadas debido a las filtraciones de humedad, que al mismo tiempo había provocado embolsamientos y oquedades del estuco con respecto al muro. A ello, se le unía la capa de suciedad provocada por el humo de las velas y el polvo que enmascaraba los colores originales.

El resultado del trabajo ha sido asombroso y desde hoy aracenenses y turistas pueden admirarlo, ya que la Iglesia Prioral del Castillo se incluye en las visitas al Recinto Fortificado gestionadas por la Concejalía de Turismo. Guerra, ha avanzado la intención del Equipo de Gobierno de seguir apostando por mejorar el monumento, posiblemente continuando este mismo trabajo de restauración en el camarín de la Virgen.

En esta línea, el representante de la Hermandad de la Vera-Cruz, Luis Ramírez ha agradecido el compromiso y lanzado alguna petición en cuanto a la restauración de otras joyas artísticas que posee el templo, como la pintura mural de Nuestra Señora de la Antigua del S.XVI, que se encuentra en una capilla ubicada en el interior de la torre campanario. El párroco de Aracena, D. Longinos Abengózar ha valorado positivamente esta actuación instando igualmente al consistorio a otras actuaciones, como la restauración de la bóveda de la Iglesia del Carmen.