24
Mié, Abr

Cuenca minera

El fiscal jefe de Huelva, Alfredo Flores, ha pedido evitar el "sufrimiento innecesario" a la familia de Laura Luelmo, asesinada en El Campillo el pasado diciembre, tras el escrito recibido en la Fiscalía de manos de la familia de la joven en el que pide "protección" y que se investiguen las supuestas filtraciones sobre la investigación del caso que "afectan gravemente a su derecho a la intimidad y les causan de nuevo sufrimiento".

Desde la Fiscalía han explicado que "lo más grave es el ataque a la intimidad de la familia de la víctima que supone el desvelar datos de las posibles circunstancias de la muerte" que, además de "causarles un sufrimiento innecesario y no ser esenciales para salvaguardar el derecho constitucional a recibir información veraz sobre asuntos de interés público, pueden comprometer el desarrollo de la investigación", ha informado la Fiscalía en una nota de prensa.

El órgano judicial ha detallado que los hechos denunciados por la familia "son ciertos y graves en cuanto suponen la vulneración del carácter reservado de las diligencias judiciales de conformidad con los artículos correspondiente de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) y además y, según la identidad de quien haya suministrado la información publicada, pueden constituir un delito recogido en el Código Penal". También han señalado que la Fiscalía "mantiene informada a la familia de las actuaciones que se desarrollan".

Debido a todo ello, el fiscal jefe ha instado a la fiscal encargada del caso "la apertura de una investigación sobre los hechos denunciados" si procediese y, "caso de existir indicios de delito, la deducción de testimonio de particulares y su remisión al Juzgado Decano para su reparto e investigación de sus posibles autores".

Asimismo, la Fiscalía ha pedido que se evite la "victimización secundaria" en base al contenido de la Ley 4/2015 de 27 Abril del Estatuto de la Víctima y ha realizado un "llamamiento a fomentar la autorregulación de los medios de comunicación en el tratamiento de informaciones que afecten a la dignidad de las víctimas", según aparece recogido en varios artículos de dicha ley y que obliga a fiscales y jueces a la adopción de medidas de protección de los derechos de las víctimas.

Cabe recordar que los hechos sucedieron en diciembre de 2018, cuando la joven profesora natural de Zamora Laura Luelmo desapareció en El Campillo, donde residía tras ocupar una plaza de profesora en un instituto de Nerva. Tras su desaparición el día 12, su cuerpo sin vida se encontró el día 17 con signos de violencia en un paraje de los alrededores de la localidad. Un día después, era detenido el principal sospechoso, que se encuentra actualmente en prisión.