15
Sáb, Dic

Cuenca minera

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta en Huelva, José Antonio Cortés, ha participado este miércoles en Nerva en una plantación de 120 ejemplares de pinos y encinas llevada a cabo por 107 estudiantes voluntarios en una de las zonas afectadas por el incendio de la Cuenca Minera, que el pasado agosto calcinó 1.750 hectáreas.

El alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, y el propio delegado territorial han comentado con los escolares la importancia de su aportación simbólica para tomar conciencia de la gravedad de los incendios forestales, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

"Esta iniciativa no solo sirve para que el monte recupere su estado original, también forma parte de los trabajos preventivos que se realizan a lo largo del año, puesto que la educación es esencial para que la mano del hombre deje de estar detrás de la mayor parte de los incendios", ha declarado José Antonio Cortés.

En concreto, los alumnos del CEIP Maestro Rojas y el IES Vázquez Díaz de Nerva, y del CPR Adersa I de Fuenteheridos, Valdearco y Castaño del Robledo, han desarrollado la actividad en el monte público de la Junta de Andalucía La Chaparrita y Otras, donde la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ejecuta una obra para reforestar 505,88 hectáreas afectadas por el siniestro.

Esta actuación, que se encuentra en su fase final, forma parte del proyecto redactado por técnicos de la Junta para una intervención hidrológico-forestal de emergencia por 500.000 euros aportados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio trabaja para elevar la inversión total hasta el millón de euros para otras medidas de urgencia en el monte público que calcinó el fuego el pasado verano.

El incendio se inició en el paraje Barranco de las Veguillas de Nerva. Las condiciones meteorológicas adversas lo extendieron por las Sierras del Romeral, San Cristóbal y Gargantilla en los términos municipales de Minas de Riotinto, Campofrío, El Campillo, La Granada de Riotinto y, principalmente, Nerva.

Los trabajos de esta primera fase consisten básicamente en tratamientos selvícolas en la masa de pinar, orientados a prevenir la proliferación de plagas en las masas forestales no afectadas por el incendio y en actuaciones para la protección contra la erosión hídrica con la creación de albarradas y fajinas fundamentalmente.

El objetivo final es recuperar los rasgos más relevantes del ecosistema que se han perdido y promover la regeneración natural. La actuación también está orientada a limitar la escorrentía, controlar la erosión y reducir el riesgo de avenidas e inundaciones.