15
Sáb, Dic

Cuenca minera

La galería Santa María, el túnel de acceso al mirador de la corta de la antigua mina de Peña de Hierro en Nerva, del Parque Minero de Riotinto, ha sido reabierta una vez reformada tras verse afectada por el incendio del pasado 2 de agosto en la Cuenca Minera.

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Antonio Cortés, ha asistido al acto de reapertura de esta la galería de la mano de la Fundación Río Tinto, cuatro meses después del siniestro, una vez acabado los trabajos de rehabilitación y en el día de Santa Bárbara, Patrona de los mineros.

El director general de la fundación, José Luis Bonilla, y el delegado de la Junta de Andalucía han descubierto una placa conmemorativa en presencia de alcaldes y otros representantes municipales de la comarca, ha informado la Junta en una nota.

El incendio, que afectó a 1.750 hectáreas, se inició en el paraje Barranco de las Veguillas de Nerva pero las condiciones meteorológicas adversas lo extendieron por las sierras del Romeral, San Cristóbal y Gargantilla en los términos municipales de Minas de Riotinto, Campofrío, El Campillo, La Granada de Riotinto y, sobre todo, Nerva. El fuego quemó gran parte del paraje de Peña de Hierro y, por tanto, afectó al paisaje protegido de Río Tinto y el monumento natural de la Montera de Gossan, además de a un importante volumen de masa forestal.

La Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio desarrolla actualmente la primera fase de los trabajos de recuperación del monte público incendiado. Las labores en marcha consisten básicamente en tratamientos selvícolas en la masa de pinar, orientados a prevenir la proliferación de plagas en las masas forestales no afectadas por el incendio y en actuaciones para la protección contra la erosión hídrica con la creación de albarradas y fajinas fundamentalmente.

El objetivo final es recuperar los rasgos más relevantes del ecosistema que se han perdido y promover la regeneración natural. La actuación también está orientada a limitar la escorrentía, controlar la erosión y reducir el riesgo de avenidas e inundaciones.