16
Sáb, Feb

Llevamos más de seis semanas de incertidumbre, con un toro que estaba ahí, pero que nadie parecía saber cómo coger por los cuernos. Pactar con VOX, “ that’s the question”,  se ha convertido en un número de contorsionismo que ha desquiciado más que a propios y extraños, a Marín y a Moreno Bonilla, por este orden.  PP y CIUDADANOS dieron un paso al frente la misma noche del 2 de diciembre con un objetivo claro, desbancar al PSOE de la presidencia de la Junta de Andalucía. El pacto estaba hecho, y me atrevo a asegurar que desde hace mucho tiempo ya, pero tras la irrupción de VOX, con 400.000 andaluces tras de sí, la papeleta estaba en ponerle el cascabel al gato.  C’s de corte liberal centrista no podía, ni de lejos, dar la mano a la extrema derecha; Es más, hasta provocaron la foto con Adelante Andalucía para tratar de dar una imagen de pluralidad. Huyendo de la foto, Marín se desentiende de cualquier acercamiento a VOX, pero eso es solo la superficie, en esencia todo el mundo piensa en el tripartito de derechas, y será una lacra que puede hacerle mucho daño al partido naranja de aquí a las elecciones de mayo.

El PP, aguanta la última envestida de los de VOX con torería, otra de cara a la galería, con la plaza llena había que arrancar los aplausos del respetable; eso si, todo para luego desinflarse y ceder ante la presión de Casado y el temor al castigo de repetir las elecciones. Al final el león no era tan fiero como lo habían pintado. El PP parece haber jugado mejor las cartas, Casado consigue su primera victoria, en la comunidad con menos posibilidades y además pudiendo rascar votos tanto a su izquierda( C´s) como a su derecha (VOX). Bien colocados como la mejor opción de la derecha,  moderados pero tan “machotes” como los de VOX.

Los de Abascal pierden fuelle por aceptar poco más que meras promesas de futuro, pero doblegándose en la investidura, mientras que ciudadanos puede ser el gran perjudicado, primero por pactar con los “ultras”, o sea votos que vuelven al PP,  y segundo, por desbancar al PSOE a cualquier precio, votos que pierde del centro izquierda, mucho más moderado. Para colmo, media Europa “naranja” reniega del pacto, Macron, Valls…, Inés Arrimadas, viéndole las orejas al lobo, se apresura a decir hoy mismo que C`s solo tiene un socio en Andalucía, temen el castigo.

Mientras tanto,  PSOE y PODEMOS, aguardan ansiosos una tragicomedia; mientras VOX esté en el tripartito no les faltarán argumentos para atacar el pacto de gobierno, confiando en que el gobierno de la Junta se desquicie y haga aguas cuanto antes.

¿Cuánto durará el acuerdo? ¿Cuántos proyectos de ley presentará C’s y votará VOX a favor?, dependerá de la necesidad de aguantar, y de cómo pase factura a los tres partidos en las próximas municipales.

Por la novedad y por dar apariencia de buen gobierno, los tres se salvaguardarán de que todo parezca una balsa de aceite de aquí a mayo; quien sabe, lo mismo nos sorprenden y el viaje continua más allá. Hasta entonces habrá que darle la típica, lógica y tradicional bula de los 100 días. Y que salga ganando Andalucía.

  

 

A pesar de algunos autores,como  Paul Cartledge o Quinteros Barros, cuestionan la historia que presenta a Sócrates como mártir por causa de la lealtad vitalicia a sus ideas acerca de la ética, es lo cierto que la tradición ha tenido en el filósofo ateniense a un picador de garrocha y puya frente al estado de corrupción que hallaba en la sociedad en la que le tocó vivir. Si seguimos la versión del sofista Favorino de Arlés que nos aporta Diógenes Laercio, el tipo por el que se acusó a Sócrates fue el deque “quebranta las leyes, negando la existencia de los dioses que la ciudad tiene recibidos, e introduciendo otros nuevos; y obra contra las mismas leyes corrompiendo la juventud. La pena debida es la muerte”.

Al decir de muchos, ni el pensamiento ordinario, gestado en la estrecha mente con anteojeras  del hombre corriente, procesado entre el omnipresente "runrún" de la mente de mono loco (rumiación del pensamiento), y,el ruido de las contiendas del mundo exterior;  como tampoco el saber que proviene de los sentidos o la maquinaria de la razón; y menos aún, el capital cultural acumulado, pueden alcanzar el sabroso conocimiento completo, último y actual del ser y de la realidad de cualquier género que  captura el particular fondo de conciencia en cualquiera de sus manifestaciones alteradas,extra-sensoriales, metafísicas o paranormales (sugestión, hipnosis, intuición, videncia, éxtasis, sueños, ...)

La muerte de Laura ha conmocionado y zarandeado los cimientos de nuestro país. Otra vez, una chica asesinada, violada, indefensa, joven, libre… Otra vez un malnacido, la escoria de nuestra sociedad, un ser despiadado, sin empatía por nadie más allá de satisfacer, a capricho,  sus necesidades más denigrantes y despiadadas.  La tuvo a su merced, no tenía derecho, y no tuvo compasión.

La crueldad la hemos masticado en primera persona, a escasos metros del cadáver de Laura, de su familia, de sus vecinos, de la casa, de su vil sepultura; la hemos vivido, si, la hemos sentido y sufrido, si, nos hemos vuelto rotos a casa, desangelados, helados por dentro y por fuera, paralizada la mente y el corazón. Pero nos hemos detenido y esmerado en el respeto a la Laura, a su familia, a las personas,  al Campillo y a nuestro entorno.

El caso Laura, bien entendiendo que ha sido una puñalada de hielo en el costado de cada español, mujer u hombre, qué más da el sexo;  se ha convertido en una herramienta arrojadiza sin sentido, sin escrúpulos, sin piedad.  Miro las redes sociales y es una barbaridad tras otra, a cual mayor. Demagogia y mentira envuelta en los trozos desgarrados del sudario forense de Laura. Bulos sin control y prebendas de hechos enterrados con dolor hace ya mucho tiempo, a fuerza de sufrimiento.

Cortegana, otro pueblo tranquilo de la Sierra onubense, se ha visto invadido de cámaras buscando la carroña. Su delito, acoger durante un tiempo al asesino de Laura, que junto con su hermano, bordaron a cuchilladas el capítulo más negro en los últimos 30 años de su historia. ¿Ahora vamos a revivirlo de nuevo? ¿a cuento de qué? ¿en beneficio de quién? ¿De unos cuantos telespectadores ansiosos de morbo y carnaza?  ¿de una cuota de Share más alta de los programas de Telecinco o antena tres ? Esto pasó hace muchos años, no jueguen con el dolor de las personas.  

No digo que no haya que documentar la información, enmarcarla y darle sentido, pero que vengan a ciegas, sacando las tripas podridas de los crímenes de los Montoya, avivando la indignación y el odio dormidos durante años entre los vecinos, reabriendo heridas sin pudor alguno, escarbando en el dolor de unos corteganeses que solo quieren olvidar.  ¿Eso es noticia o morbo? Hoy en día se tira del hilo, porque el caso es potente, no se puede dejar morir, es mejor sacar la historia de tiempos pasados que aguardar a tener información veraz y contrastada. Venir a provocar, a incendiar, a echar gasolina a un rescoldo que puede volver a encenderse.¿ Quieren ustedes más portadas? ¿entre más mejor?

Si quieren conocer nuestro maravillosos entorno vengan ustedes a difundir nuestro patrimonio, nuestras fiestas, nuestras costumbres. No vengan ustedes desde Madrid como buitres desmallados a desenterrar la miseria humana.

Al final va a tener razón un amigo mío, “para que un medio nacional vega aquí, tiene que descarrilar un tren y que muera mucha gente”

La tuvo a su merced, no tenía derecho, y no tuvo compasión.   Pongamos remedio a esto, busquemos incansables la forma, endurezcamos la ley, pongamos mayor vigilancia; lo que ustedes quieran, pero no jueguen con el dolor de las personas. Eso no es una profesión. DEP LAURA LUELMO

Luis C de la Miyar 

 

En la obra “Kairos: exploraciones ocasionales en torno a tiempo y destiempo”, el filósofo  kairologista alemán, Manfred Kerkhoff, se pregunta por el  modo tan fascinante con que Pedro Pablo Rubens pintaría  a la bella diosa Oportunidad (Kairos) próxima al anciano dios Cronos, de tal suerte que ambas figuras se confunden mostrando, indiferenciadamente, a la joven con los atributos del viejo; y viceversa; mérito con el que expresaba  la polisemia de los griegos respecto del tiempo conceptual, acudiendo a la noción de cronos para la magnitud física, la que fragmentándose puede medirse en su linealidad, más aún en la “sociedad líquida” de Zygmunt Bauman; y aludiendo al kairos para designar los instantes existenciales de ocasiones únicas, fugaces o excepcionales.

Más artículos...