16
Dom, Jun

ELECCIONES
Typography

Una nube de polvo procedente de África ha llegado este jueves a España acompañada de lluvia de arena debido a un fenómeno meteorológico más propio de la época estival que del invierno y cuya duración sólo será de un día. 

Tras una noche en la que se ha producido una subida de las temperaturas, la provincia amanecía esta mañana bañada en barro y el cielo de color marrón. La explicación, según Daniel Zamora, creador de Meteohuelva.es, se basa en que se trata de arena del desierto del Sáhara.

¿Por qué ha ocurrido esto? A pesar de la distancia existente entre dicha zona africana y la península Ibérica, una borrasca originada en el momento y lugar apropiados es la causante de dicha situación, ya que ésta se ha producido en Marruecos. Cuando hay una borrasca los vientos giran en sentido contrario a las agujas del reloj levantando polvo del suelo o en este caso, arena del desierto que a su vez ha sido empujada hacia nuestro país. Por eso el cielo este jueves luce ese color tan poco usual. Si a esto le sumamos los factores apropiados para que se produzcan chubascos, tal y como ha sucedido, esa arena cae y por eso los coches han amanecido llenos de barro. Un fenómeno meteorológico que según explica Zamora es más propio de julio y agosto, meses en los que se producen borrascas en Marruecos con frecuencia y de hecho así fue el verano pasado.

Este fenómeno meteorológico es conocido como calima y resulta especialmente familiar a los canarios. En la edad media se le llamaba “lluvia de sangre” y cada vez que se producía la gente temía que pudiera llegar el fin del mundo. Aunque las calimas son algo corriente, que coincidan con lluvia no lo es tanto.Un hecho peculiar de corta duración, ya que este fin de semana se espera soleado y el cielo irá recuperando su color natural en las próximas horas